domingo, 9 de febrero de 2014

Vicente Muñoz Puelles gana el XI Premio Anaya con “La voz del árbol”

FUENTE: Blog Anaya Infantil y Juvenil

Vicente Muñoz PuellesEl escritor valenciano Vicente Muñoz Puelles ha resultado ganador de la XI edición del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, dotado con 18.000 euros, con el manuscrito titulado La voz del árbol. La obra narra la vida de Virginia, una niña que, junto a su familia y gracias a su padre, va descubriendo en la lectura una forma de enfrentarse al mundo, de entenderlo y de buscar la felicidad. Una novela redonda con un final muy emotivo que se publicará en abril y está dirigida a lectores de entre 10 y 12 años.
Muñoz Puelles describe así el texto galardonado: “En La voz del árbol se juntan algunos de los temas que más me interesan: la infancia, la naturaleza y los libros. Creo que los niños necesitan de la naturaleza, porque son parte de ella y no deberían abandonarla nunca. En cuanto a los libros, pienso lo que decía Graham Greene: que solo durante la infancia los libros pueden ejercer en nosotros una influencia realmente profunda, porque nos ayudan a entender el mundo al mismo tiempo que crecemos, y también nos sirven como textos de adivinación que nos hablan del futuro y nos descubren cómo podemos llegar a ser. Mi novela se desarrolla en el seno de una familia que vive en el campo, rodeada de animales y de plantas. Habla de la pasión por la lectura y por la escritura, y en cierto modo nos enseña que hay infinidad de libros posibles, que muchos están por descubrir y que los demás, los que faltan, podemos escribirlos entre todos”.
Vicente Muñoz Puelles nació en 1948 en Valencia. Desde muy joven se dedicó a la literatura. Ha publicado diecisiete novelas para adultos, una de las cuales, Sombras paralelas (1989), fue llevada al cine en 1995. Es también autor de dos libros de relatos, Manzanas (Tratado de pomofilia) (2002) y El último sueño del jíbaro y otras fantasmagorías (2003). Entre sus premios destacan La Sonrisa Vertical por Anacaona (1980), el Premio Azorín por La emperatriz Eugenia en Zululandia (1993) y el Alfons el Magnánim de narrativa por Las desventuras de un escritor en provincias (2002). En 1999 ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil con Óscar y el león de Correos, y en el 2004 el I Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil con El arca y yo. En 2005, con La perrona, obtuvo el Primer Premio Libreros de Asturias. Ha publicado biografías para jóvenes de Colón, Goya, Dickens, Darwin y Ramón y Cajal. Estudioso del Quijote y traductor, ha realizado ediciones críticas y antologías de relatos, y su obra ha sido publicada en numerosos idiomas.
El jurado del XI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil ha estado presidido por el ganador de la pasada edición, el escritor Jordi Sierra i Fabra, y ha contado con la participación de Elisa Silió Delibes (periodista especializada en literatura infantil y educación, colaboradora de El País), Estrella García Martín (Librería Oletvm, Valladolid), Estrella Escriña Marti (cuentacuentos y especialista en literatura infantil y juvenil), María Luisa Blanco (asesora de literatura infantil y juvenil de Anaya), y Pablo Cruz (editor de Anaya Infantil y Juvenil). A esta edición se presentaron 155 originales procedentes, además de España, de países como Argentina, Colombia, Costa Rica, México, Cuba, Ecuador, Guatemala, Perú, Uruguay, Alemania, Italia, Rusia e Israel.
Los integrantes del jurado destacaron “la calidad del estilo literario”, señalando además que “se trata de una novela que cautiva por su forma intimista de narrar la infancia, las relaciones familiares y los aprendizajes de la vida” y que “es una invitación preciosa a la lectura”.
El Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil se convoca anualmente con la intención de estimular la creación de obras en castellano dirigidas a lectores entre los ocho y los catorce años de edad. Desde 2004, cuando se convocó por primera vez, se premia la originalidad, la calidad literaria y la estética, con el fin de divulgar obras que aviven la afición a la lectura entre los más jóvenes, ayudando a su crecimiento interior y al desarrollo de la imaginación y de la creatividad.
En ediciones anteriores, este premio ha recaído sobre importantes firmas del panorama literario español, y varios de los libros han sido posteriormente avalados por otros galardones de prestigio como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino y Cielo abajo, de Fernando Marías), el Premio CCEI y el White Ravens (La noche más oscura, de Ana Alcolea) y el Premio de la Crítica de Asturias (En un bosque de hoja caduca, de Gonzalo Moure).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada